Hay días en los que más apetece es dejar los recados al lado e invitar un un buen amigo para hablar sobre la vida mientras saboreamos juntos un buen café (y si el café lleva un poquito de Licor 43 el momento será más mágico aún).

Ya te contamos cuáles eran nuestros cinco consejos para hacer un buen café, y, ahora vamos a analizar qué tipos de cafetera tenemos en el mercado y cuál es la adecuada dependiendo del tipo que café que quieras disfrutar o de cuáles son tus necesidades.

Como la oferta es grande y cada aparato tiene unas características diferentes te lo ponemos fácil: vamos a ayudarte a elegir la que necesitas.

 

TIPOS DE CAFETERAS

 

1. Cafeteras de cápsulas

Fácil, rápido y limpio: rellenas de agua el recipiente, metes la cápsula, le das al botón y… ¡listo! La cafetera perfecta para prepararte un café rápido se ha convertido en la reina de las oficinas. Cada cápsula tiene la cantidad justa para un café y hay una gran variedad de marcas y sabores en el mercado. 

Si te gustan los cafés intensos o largos, quizás esta no sea tu mejor opción o tengas que emplear dos cápsulas en elaborar uno. Además, cada marca de cafetera tiene su propio formato de cápsulas, lo que puede limitarte a la hora de comprarlas o encontrar la tuya en el supermercado. 

2. Cafeteras Expresso

Cafeteras profesionales, signo de identidad de bares y cafeterías. Si te gusta el café intenso, esta puede ser tu mejor elección. Muchas de ellas incluyen un espumador para la leche. ¿Su inconveniente? Su precio es elevado y requieren de un mantenimiento constante, por lo que solo te interesará si eres un gran fan del café y lo bebes muy a menudo

3. Cafeteras italianas

También son conocidas como máquinas de café moka o, como nosotros la bautizaríamos, “la cafetera de toda la vida que pita al estar lista”.Compuestas por un depósito de agua, un filtro y un recipiente de recolección, se venden de aluminio o acero, principalmente. Estas últimas se limpian más fácilmente y puedes utilizarlas en cocinas de inducción.

Existen multitud de tamaños, según la cantidad de café que desees preparar, así que deberás elegir el que más se adapte a tus necesidades de consumo.

¿El problema? No es una cafetera para despistados. Necesitas ponerla al fuego y estar pendiente de retirarla cuando esté lista para servir y requieren de cierto mantenimiento.

4. Cafeteras de goteo

Muy populares en Estados Unidos, no pueden faltar en ningún bar de carretera americano. Su nombre proviene de la forma de elaboración del café: un depósito en la parte superior calienta el agua, que se filtra por un papel que contiene café y cae en la parte superior a base de goteo. Son una opción muy económica y fácil de usar y la mejor para ti si te gustan los cafés suaves y aguados.

No todas las cafeteras son iguales y tienen una gran influencia en el sabor resultante, ¡ahora te toca elegir a ti el tipo de café que quieres disfrutar!

 

Y tú, ¿cuál es tu favorita y por qué? Cuéntanoslo en redes sociales.